Alas de la imaginación IV

Libros y otras yerbas de Brandsen para todo el mundo

Alas de la imaginación IV

S.E.R.
SOCIEDAD DE ESCRITORES REGIONALES
IVº ENCUENTRO INTERNACIONAL DE ESCRITORES
REGIÓN PUERTO LA PLATA
Antología “Alas de la imaginación IV”

15x21cm. 100 págs. 2018

Coloquemos los ojos de nuestro pensamiento. Asomemos la vista del ensueño hacia la lejanía desconocida de un desierto, a la placidez infinita de tranquilas playas interiores de arenas blancas y sombreadas de palmares, al bronco acantilado, que eleva sus atalayas rocosas, ante las marejadas y los horizontes vitales, al interno paisaje de la pampa húmeda, de montañas de siete colores o de la cuna de la humanidad. Y entonces, como decía Khalil Gibrán en El Profeta, cuando compartamos los cuentos, poemas y cartas, que hoy integran los “Destacados Autores” en “Alas de la imaginación IV” se abrirá nuestro pecho, para viajar con ellos, a lo más profundo de sus fantasías, se elevarán todas las obras, todas, al monumento de las cosas triviales, para fundirlas en pesados bloques de verdades.

Nos iremos hacia el pasado, para hacernos presente en el futuro. “El corazón se cierra como una flor nocturna”, nos dice Dietris Aguilar “porque nada logra despistarla de su amor”, según Damián Andreñuk o “¿Por qué la muerte sigilosa se ocultó en los recovecos de tu alma?” declara Claudia Bebén, “funesto alborozo sostiene” Claudio Borda, porque su hermano Leo certifica: “que la traición supone una cobardía y una depravación detestable” aunque Nury Busquets dice que: “a ella le abrían la cabeza de un modo silencioso y pacífico”, pero Silvia Bustamante corrobora: “fluye una nueva era y entonces”, Patricia Celli dice que: “la sombra habita en un rincón” Nelva Ciarmela nos aclara las dudas que nos carcomen: “No queremos conquistar otros mundos. No queremos conquistar el cosmos. Necesitamos un espejo”.

Claro que Isabel Daibes retruca que ella: “Caminó en puntas de pie sobre los vértices disimulados de los albores heridos”, a pesar de eso Paola Ippolito desde su Pinamar querido: nos comenta que: “tiene lágrimas de hielo ante la incertidumbre”, y Ernesto Kahan no desea sentirse como “El coronel no tiene quién le escriba” de García Márquez por eso clama “Si me quieres escribir ya sabes mi paradero” a pesar de todo Magdalena Noemí Maldonado “pinta la luna de Campo Durán” y ahí se acerca Marcela Mannino para comentarle: “esta mañana te vi, ¡hermosa como siempre!”, Nilda Milone sin embargo, “les pidió a todos que no se quejen porque el barrio era muy tranquilo”, y eso le permitía a Héctor Ojeda “ver el letrero verde de neón del hotel “Las Piedritas”, en su Corrientes natal, en medio de toda esta conversación Patricia Orler trató de volverlos a todos a la realidad “¿Las semillas caen al azar?” ; en eso Julio Andrés Pérez vociferó: “Me dejaron sin aliento”.

Y como una pregunta conduce a otra, Cintia Saucedo formuló la suya: “¿De dónde emana el dolor en deshilachadas gotas?”. Y ahí, en todas estas expresiones vemos la figura humana, la que tiene las alas en sus labios y la fuerza mágica que externa el pensamiento, el poder infinito de la síntesis, el gesto, la actitud, la musicalidad emotiva y el silencio mismo; y todo eso, en el entendimiento de quienes acaso, no los oyeron sin haberlos escuchado.

LUIS HOLGADO