Entretejiendo recuerdos

Libros y otras yerbas de Brandsen para todo el mundo

Entretejiendo recuerdos

de Nelva Ciarmela. 15×21 80 pags. 2018

“Dardo Rocha la fundó y José Hernández le puso el nombre”… dice un triunfo (danza nativa de Buenos Aires) del poeta, compositor y cantautor correntino, ya desaparecido, Francisco Chamorro, originario de Corrientes y afincado en La Plata.

Ahora y de la mano de Nelva Ciarmela, haremos un recorrido por la rica tradición de la capital de la provincia de Buenos Aires y, para ello es importante decir que el proceso político que condujo a la fundación se inició en febrero de 1880, con la sanción de la ley que proclamaba a la ciudad de Buenos Aires, hasta entonces capital de la provincia del mismo nombre, Capital Federal de la República Argentina. La cesión a la Nación de la ciudad puerto provocó una división entre los hombres públicos de la provincia; el enfrentamiento entre autoridades nacionales y provinciales no tardó en producirse, llegando inclusive al derramamiento de sangre. Ante tal estado de cosas se hizo imprescindible el traslado del gobierno provincial a otra ciudad, para lo cual se designó una comisión a efectos de estudiar varias localidades bonaerenses y decidir cuál era la más apropiada para la nueva capital provincial. Ninguna satisfizo plenamente las condiciones establecidas, surgió entonces, la idea de fundar una nueva ciudad. El Dr. Dardo Rocha, gobernador de la provincia desde 1881, llevó adelante la empresa sin hacer caso a las críticas de sus opositores. Se estudió entonces el sitio más apropiado para el asentamiento, optándose por el Municipio de la Ensenada, dado que reunía algunas de las condiciones importantes, tales como la existencia de un puerto que llegaba hasta el Paseo del Bosque actual, relativa proximidad con Buenos Aires, buenas condiciones topográficas y climáticas y posibilidades de canalizar allí la economía de la provincia. El trazado de la misma fue encomendado al Departamento de Ingenieros, al frente del arquitecto Pedro Benoit quien posteriormente fuera Intendente del Partido de La Plata (1893–1894). El 6 de mayo de 1881 por decreto se llamó a concurso internacional para el proyecto de los cuatro edificios principales: Casa de Gobierno, Legislatura, Municipalidad y Catedral. El nombre de la nueva capital se trató en sesión de la Cámara de Legisladores de la Provincia en abril de 1882. El senador José Hernández, autor del Martín Fierro, propuso el nombre de La Plata. Fundamentó su posición en consideraciones históricas, teniendo en cuenta que la región se había llamado Virreynato del Río de la Plata y Provincias Unidas del Río de la Plata. El 19 de noviembre de 1882, no sólo significó la colocación de la piedra fundamental de una nueva ciudad, sino también el anhelo de su creador, de que ello fuera símbolo de unidad nacional.

La reacción de todos los visitantes que llegan a La Plata es unánime y Nelva Ciarmela nos transporta a la historia, que está impresa en los museos, la catedral, la municipalidad, la legislatura, la casa de gobierno. La nuestra es una ciudad que invita a visitarla y compartir y tomarse el tiempo necesario para disfrutar. Porque ella se jacta de combinar arquitectura románica, gótica, barroca, renacentista y rococó, que se conserva a pesar del tiempo y de los gobiernos amantes de la piqueta. Esto convierte a la ciudad en un gran escenario artístico que nos transporta e inspira para que nos sintamos en un verdadero cuento de hadas, hasta cuando caminamos, por sus calles adoquinadas. Pero Nelva Ciarmela, también nos invita a no detenernos sólo en sus detalles históricos. Es imposible no mencionar el Estadio, el único techado y más grande de Sudamérica, el autódromo, los museos de arte, la Universidad Nacional de La Plata, el Teatro Argentino entre tantas cosas que en una sola publicación sería imposible enumerar, por eso Nelva le pide a sus vecinos, que continúen su obra, aportando los detalles que pudiesen faltar, por ello se hace indispensable la lectura de “Entretejiendo Recuerdos” que no son más, que los dela autora, que la acompañaron durante su vida, y entre los más significativos está el 22 de octubre de 1945 en la iglesia San Francisco de Asís, frente al parque Saavedra, donde se llevó a cabo el casamiento entre Juan Domingo Perón y Eva Duarte.

Del prólogo del LUIS HOLGADO